Ser dueño de un nuevo cachorro

¡Felicitaciones por ser el orgulloso propietario de un cachorro nuevo! Dar la bienvenida a un nuevo cachorro a tu hogar es una experiencia maravillosa.  La   relación  especial, estrecha que forma con su perrito ahora va a durar  para toda la vida.

Por supuesto, entrenarás tu cachorro  en los comportamientos correctos pero antes de todo eso es importante que el cachorro se sienta amado, seguro y a salvo en su nuevo hogar y con las  personas  que van a formar su nueva  familia.

En primer lugar, vamos a empezar con algunas sugerencias para ayudar a tu nuevo cachorro a establecerse en tu casa:

  • Trae tu perrito en tu hogar cuando estás tranquilo y no tienes compañía. También, elije un momento en que tu rutina es normal. En su primera semana en casa, enseñarás a tu cachorro quien es es su familia y a confiar en tí.
  • Proporciona a tu cachorro un cajón y un espacio propio. Esto le ayudará a sentirse seguro y que explore poco a poco el resto de su nuevo entorno.
  • Supervisa tu nuevo cachorro en todo momento y juega con él varias veces al día. Ayudaremos a establecer a tí mismo como el líder de la manada.
  • Dedicale pausas para ir al aseo cada pocas horas y después de comer, beber, dormir y jugar (presta atención a señales como olisquear y caminar en círculos). Nunca castigues a tu nuevo cachorro por los accidentes; elogialo cuando salga fuera a hacer sus necesidades.

Socializar a tu cachorro

Como los niños humanos, los cachorros no nacen con las habilidades sociales que necesitan para vivir con tu familia, ya sea una familia canina o humana. Por lo tanto necesitas asegurarte de que tu cachorro no sólo es obediente, sino también agradable para todo tipo de personas y animales. Aquí hay algunas sugerencias para empezar.

Encontrar nuevos tipos de personas

El mundo está lleno de diferentes tipos de personas, por lo que es esencial que tu cachorro puede relacionarse con otros. Puedes recompensar a tu compañero canino con golosinas cuando demuestra un comportamiento correcto.

  • Comienza presentando el cachorro a amigos tranquilos en casa durante cortos períodos de tiempo. Cuando saludan a tu cachorro, se agachen lentamente y dejen que el cachorro se acerque a ellos en su propio tiempo. Esto le dará a tu cachorro un mayor sentido de control.
  • Una vez que tu cachorro se sienta cómodo con las visitas "domiciliarias", trata de ir al parque o a correr. Permitile decidir con quien socializar y por cuánto tiempo. Nunca fuerces a tu mascota en una situación donde tema (por supuesto, asegúrate de que la persona que se acerca quiera ser recibida, algunas personas tienen miedos de los perros — incluso cachorros).
  • Presenta a tu cachorro a personas de diferentes razas, etnias, aspecto (con/sin barba o gafas), edades y profesiones como algunos perros pueden desarrollar una aversión a las personas que no se parece a ti y así le parece "raro" (¡el cartero te lo agradecerá más adelante!).

Encuentro con los niños

No debes tener ningún problema solicitando a tus hijos a jugar con tu nuevo cachorro. Sin embargo, deberás supervisar sus primeras interacciones con tus hijos. Incluso si no tienes niños en tu familia, es imprescindible socializar con ellos. Si los perros no interactúan con los niños temprano en la vida, a menudo desarrollan un comportamiento agresivo hacia ellos más adelante. Los niños pequeños que correr alrededor y hacen ruidos agudos pueden desencadenar instintos de presa en perros que no están acostumbrados a ellos.

  • A los niños se les debe enseñar que el cachorro no es un juguete o una muñeca y no debe ser molestado cuando descansan o durmen.
  • Nada de bromas o trampas. Tirar la cola y burlarse pueden llevar a malos hábitos como saltar o incluso morder.
  • Ser amables. Decirle a los niños que nunca se debe gritar al cachorro nuevo, incluso si hace algo mal. Explicar que los perros pueden ser sorprendidos por ruidos fuertes.

Llevarse bien con otros perros

Incluso los cachorros que se consideran casi humanos tendrán que aprender a llevarse bien más adelante en la comunidad canina. Como mínimo, te encontrarás con otro perro durante sus paseos diarios. Permita que se huelan y que jueguen, pero alejate atrás si tu cachorro parece intimidado.

Llevarse bien con otras mascotas

Tu nuevo cachorro y tu gato siamés nunca pueden ser mejores amigos pero al menos puedes animarles a tolerar uno al otro. Primero mantener al recién llegado en una cajita y permitiendo que la mascota doméstica residente para "visitar" a través de la seguridad de los bares. Poco a poco prolongar la duración de las visitas antes de permitir que los dos se encuentren "cara a cara".

Supervisa estas reuniones hasta que te sientas seguro que todo saldrá bien. Ten en cuenta que no importa lo bien-educado y socializado que esté tu cachorro porque probablemente tratará de cazar otros animales para jugar. Poco a poco puedes permitir que tu perrito huela mascotas más pequeñas como hámsters, conejos o conejillos de Indias mientras que todavía están en sus corraletas para que se sientan seguros en todo momento.

Enfrentarse a nuevas experiencias

Cualquier cosa que haga ruido, como la aspiradora, el coche o la lavadora, puede ser algo aterrador para un cachorro. Para evitar asustarlo, introduce gradualmente el cachorro a las nuevas experiencias.

Que inspeccione el elemento silenciado por su propia cuenta. Luego, coloca a una distancia prudente antes de encenderlo por un momento o dos para que pueda escuchar el sonido que produce. Después de apagar, guarda el objeto y llama a tu cachorro. Recompensarlo. Repite esta lección, ampliando la cantidad de tiempo en el que el sonido se está ejecutando. Finalmente, llamalo mientras que el aparato esté todavia activo. Finalmente verá que los objetos domésticos ruidosos no son gran problema.

Únete a una clase de entrenamiento del cachorro para ayudarlo con un entrenamiento adicional y asesorarlo con cualquier problema.

Aliviar la ansiedad de la separación de tu cachorro

Más cachorros aprenden a acoger su nueva vida pronto después de llegar a tu familia pero, sin embargo, para algunos cachorros, estar separados de ti puede ser una experiencia preocupante. Aquí hay algunas cosas que puedes hacer para ayudarlo:

  • Ser empáticos. Los cachorros que sufren de ansiedad por separación no están portándose mal o son rencorosos. Nunca castigarlos aislarlos.
  • Dale a tu cachorro un lugar seguro. Los cajones o jaulas caninas son ideales para dar a tu cachorro un lugar en tu casa donde están cómodos y seguros.
  • Asegúrate de que tu cachorro haya tenido un montón de ejercicio. Si están cansados son más propensos a dormir y no preocuparse de donde estás.
  • Redirigir su comportamiento. Esconder un regalo para tu cachorro para dárselo antes de ir o darle un juguete antes de salir (esto debe hacerse en otros momentos para evitar que el juguete o el regalo se convierta en una señal de salida).
  • Mantén tus llegadas y salidas de bajo perfil. Trata de ignorarlo durante 10-15 minutos antes de irte, si tu voz y el lenguaje corporal dicen "esto no es gran cosa", podrá empezar a creerte.
  • Enseñarles a tolerar tus idas y venidas. Darles un regalo y luego salir de la casa durante un minuto o dos. Comenzará a asociar tus llegadas y un buen comportamiento con recibir una recompensa. Poco a poco prolonga la cantidad de tiempo durante el que te has ido hasta que sean capaces de enfrentarse mejor.